¿Cómo elaborar un discurso antropológico interesante?

antropologia

¿Cómo crear un discurso antropológico interesante para las comunidades no academícas? Esta pregunta me surgió a través de una experiencia que tuve en mi estadía en un museo arqueológico donde trabajo, la cual me hizo pensar algunas cosas con respecto a la finalidad del quehacer arqueológico en general.


 

¿trabajamos para la academia o para las comunidades?. Yo evidentemente me posiciono en la segunda opción, pero me pregunto si nuestra formación tiende en este sentido, o no.

Estaba yo junto a mi compañera de suplente de guías en las exhibiciones, entonces, particularmente en ese día al parecer, les habían mandado a los liceístas una tarea sobre el museo, por lo tanto, iban constantemente grupos de jóvenes observando las colecciones y recorriendo el recinto. Nosotras voluntariamente nos acercábamos preguntándoles y ofreciendo nuestra ayuda.

Las primeras personas a quienes “guie”, una señora con su hijo pequeño de primaria, quien tenía una gran curiosidad por los fósiles y quería ver un poco de eso en el museo. El niño en líneas generales era muy entusiasta, lo que hacía sentirme más cómoda -al ser mi primera experiencia estaba nerviosa- me preguntaba sobre todo, pero al fin de cuentas el pequeño estaba era interesado por los fósiles animales, no en la arqueología, a lo cual no le prestaba mucha atención. Aquí en este punto no había reflexionado nada, puesto que sentí que no me fue tan mal.

Con el siguiente grupo -a partir con quienes decidí escribir estas líneas- eran un grupo de liceístas de los que mencioné antes. Ellos me pidieron un recorrido para una tarea. Pensé “bueno, son mayorcitos, así que puedo usar un discurso más especializado. Sin embargo, como era para una tarea, los jóvenes no estaban realmente interesados y fue cuando empecé a sentirme un poco frustrada porque no sabía cómo elaborar un discurso que pudiera despertarle la curiosidad y el interés en este tema, el cual tanto me apasiona a mí. Pero al final, sentí que no lo logre, no cumplí con el cometido.

 


Te puede interesar: ¿Qué significa estudiar antropología?

 

Ahí me pregunte: ¿cómo se suponía que debía hablar? ¿cuáles palabras debí utilizar para motivar y sembrar el interés en comunidades no académicas?. Entonces, empecé a conversar con mi compañera sobre este tópico, pidiéndole consejos. Ella me explicó que, ya había pasado por algo similar a mi angustia suscitada.

http3a2f2ffiles-pucp-edu-pe2ffacultad2fllcchh2fwp-content2fuploads2f20152f122farqueologia-pucp-6-1024x768

Me sugirió unos tips -los cuales pretendo poner en práctica a futuro.

El primero, que me pareció particularmente importante, era que yo debía mostrarme animada y exhibir mi pasión por el tema, que el público se preguntara “¿Qué tiene de interesante estos objetos, que a esta mujer le gusta tanto?” y así, despertar su curiosidad. De inmediato entendí, que esto no lo hice, puesto que al sentir su indiferencia decidí dejar de intentarlo, me frustraba ver que no entendían la importancia de la arqueología. Dos, no hay que suponer que, por ser gente inexperta en el tema, son estúpidos, no hay que subestimar las capacidades de nadie porque puede resultar hasta ofensivo para ellos(as) y cerrarse de antemano… Y así entre otras cosas

Toda esta situación me hizo reflexionar, para qué sirve la arqueología -y la antropología en general- sino es para beneficiar a las comunidades. Esto es algo que “teóricamente” ya conozco puesto que he tenido muy buenos profesores(as), pero en la práctica nunca lo había “experimentado”. Yo no quiero ser una antropóloga de laboratorio, quien dirige su conocimiento al reconocimiento de la comunidad científica. No considero que deba ser la finalidad de las ciencias sociales en general. Pero, me doy cuenta que nuestra formación al carecer de iniciativas con públicos diversos, no nos damos cuenta, lo ineficiente que somos en esta área. No sabemos como hablarles, interactuar con ellos, cómo hacerles llegar un mensaje y que este sea recibido, ni siquiera como “escucharlos”, no como un “objeto” de estudio, sino como sujetos sociales.

 


Te puede interesar: El celular en el trabajo de campo antropológico

 

Al fin de cuentas, de nada sirve excavar un poco de artefactos arqueológicos para que sean vistas entre nosotros(as) mismos(as) -unos pocos, dicho sea de paso- si las comunidades más cercanas a ellas no les importa. Y no es sólo por su falta de interés, esto es sólo una pieza dentro de un rompecabezas más numeroso, en donde intervienen aspectos ideológicos y culturales, que los académicos más que romperlos, los reproducimos.

Para cerrar esta disertación, mi pregunta final sería: ¿La academia debería impartir materias y/o seminarios qué nos enseñe como interactuar con las comunidades, no sólo con fines meramente investigativos, sino para formarnos para ser sus aliados? Yo diría que sí, pero en la medida que la academia quiera mantenerse en su pedestal ideológico, eso nunca va a pasar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.