Definición de Cultura por Ludovico Silva

art-1478831_640

Anteriormente publique un ensayo sobre la ciencia en Latinoamérica también escrito por el filosofo venezolano Ludovico Silva. En esta oportunidad leí un texto suyo sobre la definición de cultura mucho más político, que me gustaría traer a colación.

 

Por la cultura de un país no debe entenderse el conjunto de manifestaciones artísticas, literarias o científicas de ese país. Este concepto de cultura es el que ha sido impuesto a nuestros países por la tradición capitalista. Su principal defecto consiste en dejar un vacío inmenso entre las manifestaciones sobreestructurales mencionadas –la región noble de la ciencia, el arte y la literatura– y el fundamento productivo material, donde se mueven las fuerzas básicas económicas de cada país.

Un concepto revolucionario de cultura debe comprender y abarcar la región donde se mueven esas mediaciones. Para ello, debe abandonar la idea de que el mundo cultural de un país lo constituyen tan sólo las manifestaciones artísticas, científicas o literarias. Debe entender por cultura:

Todo universo de signos y mensajes mediante los cuales una sociedad se explica, se comprende y se presenta a sí misma [1].

En este sentido, es tan “cultural” la manifestación artística más noble  como la más vulgar novela de televisión. El mensaje de un gran poema no tiene más significación cultural que un mensaje comercial; por el contrario, el mensaje comercial, en la medida en que es repetido diariamente, aunque está dentro del mismo ámbito que el mensaje poético, tiene mayor poder que éste.

 


te puede interesar: La literatura como mercancia

 

Se trata de un concepto de cultura que se extienda de modo que abarque todo el conjunto de signos y mensajes –y por lo tanto de “valores”– que efectivamente y realmente afecta a toda la población. Se trata de descartar una falsa valoración de la cultura para sustituirla por una valoración real y concreta. Una valoración crítica, capaz de distinguir y separar los mensajes y signos que levanten al ser humano a una conciencia de sí mismo; y los que tiendan adormecer esa conciencia real para sustituirla por una conciencia ilusoria, falsa.

La tradición cultural capitalista reservaba el nombre de “cultura” para aquellas manifestaciones que tendían a elevar la conciencia del hombre: el arte de Shakespeare, por ejemplo. Pero olvidaba de ponerle algún nombre a todo el inmenso cúmulo de manifestaciones que tendían a degradar esa conciencia o a falsificarla: la región, por ejemplo. Baste por ahora en decir que conviene –dentro de la más genuina concepción marxista– darle el nombre de ideología a toda aquella región del universo cultural compuesta de signos y mensajes –por lo tanto de “valores”– tendientes a degradar la conciencia real para sustituirla por una conciencia falsa.

Por el contrario, podemos llamar conciencia cultural a la conciencia, que por un lado examina críticamente los intereses que mueven la cultura y se comprende a sí misma como vinculada al todo material de la sociedad, y por el otro, elabora tácticas y estrategias –una práctica cultural revolucionaria– para transformar la conciencia ideológica de las gentes en una conciencia cultural.

Por todo esto, el “explicarse” y el “comprenderse” deben matizarse de acuerdo a los tipos de conciencia utilizados para tal fin. El arte de Shakespeare es la más perfecta representación de una sociedad que asiste a la aurora del capitalismo, es el anuncio del cúmulo de pasiones y transformaciones anímicas que se operan en la mente occidental merced al naciente imperio y universalización de las relaciones mercantiles: la época en que poetas como Quevedo se ven obligados a sentenciar: “poderoso caballero/ es Don Dinero”. La religión, por el contrario, es un modo de conciencia típicamente ideológico y encubridor. Claro está que hablamos (al modo weberiano) de tipos ideales de religiosidad o de arte.

 


Pasate a leer: Mecanismo de control social contemporaneos

 

 

ludovico Silva
filosofo venezolano Ludovico Silva

En el mismo sentido debe entenderse el concepto de práctica cultural. La práctica cultural no es otra cosa que:

La forma específica y concreta en que cada tipo de conciencia se proyecta sobre la sociedad a la que pertenece

Por ejemplo, la sed de oro de los conquistadores del Nuevo Mundo distantes, que convirtió a éste en un verdadero proletariado externo que trabajaba (y aun trabaja) para beneficio de las metrópolis imperiales, pudo disfrazarse de “cristianización de infieles”, lo que le prestaba, a sus propios ojos ideológicamente nublados, una justificación “divina” y un aire de benefactores. Por el contrario, está la presencia de conciencia crítica como en la Comuna de París.

Es importante hacer notar, que a pesar de su carácter antagónico, ambos tipos de prácticas pueden coincidir en el manejo de los mismos medios y mensajes para lograr sus finalidades. Por ejemplo, los medios de comunicación, no son en sí mismos ni conservadores ni revolucionarios: todo depende del tipo de práctica cultural para el cual son utilizados [2]

 


[1]Aunque Ludovico tiende a criticar el concepto de cultura que a finales de siglo XX usaba la antropología, el suyo no difiere mucho de cómo se maneja hoy en día. Véase la definición que usamos nosotras(nota mía).

[2] Si bien es cierto, no hay que olvidar que el 80% de los medios de comunicación están manejados por empresas privadas que buscan mantener el statu quo. (Nota mía)

 


Ludovico Silva (2010). "Sobre la Práctica Cultural: Recomendaciones a un partido político". En: Ensayo sobre la cultura. Quibor: Imprenta Bolivariana. (pp.7-11)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .