2018. Año de recubrimiento

ivel (21)

Este fue un año de redescubrimiento para mí. Conocí aspectos de mí persona que no había apreciado hasta ahora. Las situaciones buenas o malas que he vivido han aflorado otro lado de mi que, sé que ha estado ahí, pero no me había permitido explorar ni mostrar y ya hasta se me nota, mi actitud lo evidencia.

Me di cuenta de cosas que no había querido admitir y que ya me da igual socializar. Una cosa es que, no amo la música: ya no podría decir «sin la música no puedo vivir» o «necesito escuchar música a cada momento», etc. puedo estar sin escuchar canciones por días sin ningún problema. Si me gusta, me entretiene, es un buen acompañante y estimulante en ciertos contextos pero no es imprescindible para mí.

Otra cosa que puedo decir sin que me quedé nada por dentro es que, no me encanta el sexo. Si me gusta, hay veces que lo deseo y hasta lo necesito pero no me desvive. Puedo estar mucho tiempo sin que eso implique un problema para mí. Nunca me oirán decir «yo podría tener relaciones sexuales todos los días» o cosas por el estilo (lo lamento por quién decida estar conmigo). Si me gusta para experimentar, por eso siempre estoy dispuesta a hacer cosas nuevas; así también, me entretiene el porno. A veces he considerado que disfruto mas masturbarme que compratir con otra persona mi cuerpo. Me he dado cuenta que el sexo puede llegar hasta aburrirme, capaz por eso ando frecuentando personas distintas. No sé si esto será un problema, pero no es algo que me preocupe, por lo tanto, no pienso cambiarlo.

Por otro lado, me he reconocido como una persona mucho más positiva e idealista de lo que pensaba que era. Siempre he tenido la apariencia de alguien cruel y negativa pero la verdad es que no lo soy. A pesar de ser muy consciente de toda la mierda que conforma este mundo, he decidido no echarme a morir por eso sino recoger lo bonito –que bastante hay también– y trabajar en pro de ello.

He decidido ser más amable conmigo y con los que me rodean, nadie tiene porqué calarse mis nubes negras entonces, si puedo hacer que mi convivencia con el mundo sea más amigable, ¿por qué no?

Estoy trabajando para distanciarme de personas tóxicas, a pesar de que las quiera mucho, me he calado mucho maltrato emocional y he soportado mucha negatividad de personas que adoro y no puede seguir siendo así. Decidí convivir de una manera que me mantenga alegre y me ayude en mi desarrollo personal por lo tanto, no estoy dispuesta a calarme nada de nadie.

Finalmente, estoy aprendiendo a confiar en mí misma y en mis facultades. A querer mi cuerpo. Sé que tengo mucho para dar y no he confiado lo suficientemente en mi. Si no puedo creerlo yo misma no puedo pretender que los demás lo hagan. Pero esto todavía está en proceso.

Espero que este 2019 me sirva para consolidar cambios e iniciar procesos que me hacen falta, así como, seguir redescubriendome en el intrincado laberinto que a veces resulta ser nuestras vidas, y sobretodo no me de miedo afrontarlo…

¡Feliz año 2019!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: