El estereotipo arabe en los medios

man-80105_640[1]

En esta oportunidad sere breve, quiero ejemplificar esta problemàtica -la esteriotipación negativa de la población y la cultura arabe en los medios y Hollywood- a traves de una pelicula que vi hace poco y sobre una protesta hecha por la comunidad arebe estadounidense a partir de esta.


Hace poco vi una película que se llama “Escándalo Americano” (hustle American en inglés) del 2014, la cual cuenta con un muy buen reparto y estuvo nomida a 10 Óscar y aunque, no ganó ninguno, si obtuvo otros premios y reconocimientos. En fin, la película es muy buena y entretenida, y está basada en hechos reales, por lo que, me sentí en la necesidad de investigar al respecto.

El metraje se basa en el real –y muy polémico- escándalo conocido como Abscam, una operación encubierto del FBI que se llevó a cabo de Jersey a Florida a finales de los setenta y principios de los ochenta en la cual, atraparon a siete miembros del Congreso, incluyendo seis de la Cámara de Representantes y un veterano senador de los EE.UU., junto con un poderoso legislador del estado de Nueva Jersey, tres concejales de Filadelfia y una serie de operadores políticos de alto nivel. La operación Abscam involucraba falsos jeques árabes ricos gracias a negocios petroleros, maletas llenas de dinero en efectivo –que funcionaban como sobornos-, obras de arte robadas, etc.

 


Te puede interesar: Comuna Internacionalista de Rojava


La cosa muy interesante, pero lo que más me llamo la atención fue la protesta que hizo James Zogby, Presidente del Instituto Árabe Americano sobre la utilización del arquetipo árabe como sinónimo de estafa, de negatividad. Sin profundizar mucho en el tema, he aquí un fragmento de un texto que publicó titulado What American Hustle Doesn’t Tell You About ABSCAM (Lo que no te dice American Hustle sobre ABSCAM), Zogby escribe:

 

    Para muchos en mi comunidad todo el episodio era más que otro ejemplo de estereotipo negativo que hace daño. Habíamos crecido con una dieta constante de representaciones racistas de los árabes, ya sea como terroristas sedientos de sangre o jeques ricos en petróleo, lujuriosos, codiciosos. Durante décadas, Hollywood había alimentado los estereotipos, la televisión había reforzado estas imágenes y los caricaturistas políticos las habían hecho un estándar.

 

Ser árabe no era más que ser diferente, malo, perverso, menos que humanos. En aquel entonces, el columnista Nicholas von Hoffman escribió: “ningún grupo religioso, nacional, o cultural… ha sido vilipendiado de forma tan masiva y sistemática.”

 

El impacto en la sociedad estadounidense era claro. Poco después de la operaciónn Abscam, el Instituto de Oriente Medio dio a conocer los resultados de una encuesta de opinión pública, que mostraba que las mayorías de los estadounidenses describían a los árabes como “bárbaros y crueles”, “traidores”, “guerreros” y “ricos”.

 

Nunca olvidaré cuando mis hijos volvieron a casa en la noche de Halloween después de Abscam y me dijeron que ellos no querían que nadie en su escuela supiera que eran de ascendencia árabe. La razón que me dieron fue que en el desfile anual de disfraces de Halloween de ese año, varios de sus compañeros de clase se había disfrazado de “árabes” portando narices grandes, pistolas, cuchillos, latas de aceite y bolsas de dinero.

 

Los estereotipos negativos de los árabes se habían vuelto tan arraigados en la cultura que fueron vistos como aceptables para su uso, incluso, por la agencia de aplicación de la ley más alta en el país. Recuerdo que enfrenté a un funcionario del FBI con estas preguntas sobrecta Abscam: ¿Por qué utilizar una caricatura Árabe para atrapar a un político? ¿Por qué involucrar a los árabes en un esquema de sobornos en el Congreso, cuando ningún árabe jamás había hecho nada por el estilo? ¿Alguna vez ha utilizado otro grupo étnico?. Su respuesta lo dijo todo: “Buscábamos crear un escenario que sería visto como creíble y éste tenía sentido para nosotros”.

 

El impacto no sólo fue cultural. el FBI había puesto la participación política de los árabes estadounidenses en riesgo. En los años que siguieron, varias campañas políticas importantes rechazaron las contribuciones de los donantes estadounidenses árabes, por temor a ser acusados ​​de “tomar dinero de los árabes.”

 

Para los árabes estadounidenses, esta fue la historia de Abscam. Es una pena que Hollywood no consideró oportuno conseguir la parte de la historia correcta. Pero para hacerlo, habrían tenido que reconocer el papel que desempeñaron en ayudar a popularizar el estereotipo negativo que el FBI utilizó en primer lugar.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.