El capitalismo en contra de la naturaleza

Un histórico informe de la ONU identifica que el crecimiento del sistema económico amenaza con la extinción de una de cada ocho especies y de la propia civilización humana.

 

La naturaleza se muere, y es por culpa del actual sistema económico global. Si no cambiamos de rumbo de manera urgente, los humanos nos convertiremos en víctimas además de culpables. Esos son los mensajes central de un histórico informe de la Plataforma Intergubernamental en Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos (IPBES en sus siglas en inglés), un organismo dependiente de las Naciones Unidas que equivale al IPCC (el Panel Internacional de Expertos sobre Cambio Climático) en materia de biodiversidad.

 

El informe, publicado este lunes, cifra en un millón el número de especies animales y vegetales en peligro de extinción (alrededor de una octava parte del total). El ritmo de extinciones del último medio siglo no tiene precedentes desde que el ser humano está en el planeta, superando en decenas o centenares de veces los valores medios de los últimos 10 millones de años. Además, sigue acelerándose. Andreu Escrivà, doctor en biodiversidad por la Universidad de Valencia, alerta sobre ello: “Lo que me parece importante del informe, más allá de las cifras, es que tenemos un porcentaje muy elevado de especies que están en peligro crítico de desaparecer”. Asimismo, destaca que el estudio ponga énfasis en “lo necesaria que es la biodivesidad para el mantenimiento de todos los procesos que hacen posible la vida”.

 

Según el texto, las pruebas aportadas por los miles de estudios científicos en los que se basa el informe son “aplastantes”. Uno de los principales factores de la pérdida de biodiversidad es el cambio climático, pero no el único, como recalca Escrivà. Otros son las transformaciones en el uso de la tierra y el mar, la explotación directa de organismos, la contaminación y las especies invasoras. El calentamiento global, que cada vez acelera más la tasa de extinción, podría convertirse en la primera causa de extinción de especies si no se corrige el rumbo actual, según afirmó Robert Watson, el presidente de la IPBES y anterior dirigente del IPCC. “Por lo tanto, es crucial que nos enfrentemos al cambio climático y la pérdida de biodiversidad de manera conjunta”, concluyó.

 

 


Te puede interesar: Las Transnaciones. Principales contaminadores por plásticos


 

El informe de evaluación reconoce, por primera vez, que los cambios necesarios van a encontrarse con la oposición de intereses privados, y que estos intereses deben ser vencidos por el bien común. Asimismo, el documento avisa: la pérdida de biodiversidad no es solo una cuestión de extrema gravedad medioambiental, sino también económica, social, de desarrollo, de seguridad y moral. En ese sentido se manifiesta Escrivá, quien asegura que “para recuperar la vida lo que necesitamos es recuperar espacios”, un hecho que “por fin se está empezando a entender”, ya que “la vida necesita espacios conectados”.

 

En declaraciones al medio digital británico Unearthed, Robert Watson, ha calificado la pérdida de biodiversidad y la degradación de la naturaleza como “una amenaza tan importante para la humanidad como el cambio climático”.

 

“Para entender mejor y, lo que es más importante, para enfrentarnos a las principales causas del daño que está recibiendo la biodiversidad […], tenemos que entender la historia y la interconexión global de factores de cambio complejos relacionados con la demografía y la economía, así como con los valores sociales en los que se basan”, afirmó en el documento el profesor Eduardo Brondizio, uno de los codirectores de la evaluación.

Algunos datos del informe:

  • La principal amenaza para la biodiversidad la constituye el cambio en el uso de la tierra y el mar, según el informe. Alrededor del 75% de toda la superficie terrestre del planeta, y el 66% de la superficie oceánica están “severamente alteradas” por las actividades humanas.
  • Se extraen alrededor de 60.000 millones de toneladas de recursos del planeta al año. Es más del doble de lo que se extraía en 1980.
  • Más del 85% de los humedales (claves para la lucha contra el cambio climático) que había a principios del siglo XVIII se han perdido.
  • El 9% de todas las especies terrestres no podrán sobrevivir a medio plazo sin acciones urgentes para restaurar sus hábitats.
  • A nivel global hay un 70% más de especies invasoras que en 1970.
  • El 47% de los mamíferos no voladores  y el 23% de las aves amenazadas ya han visto sus distribuciones amenazadas por el cambio climático.
  • Cosechamos un 300% más de alimentos que en 1970, pero una cuarta parte de los suelos ya son significativamente menos productivos que entonces. El 11% de la población mundial sufre desnutrición.
  • La mitad de la expansión agrícola ha ocurrido a costa de los bosques.
  • Los ecosistemas terrestres y marinos capturan cada año 5,6 millones de toneladas de CO2 (alrededor de un 60% de las emisiones atribuibles a los combustibles fósiles).
  • Cada año, los combustibles fósiles reciben 365.000 millones de dólares (unos 326.000 millones de euros) en subvenciones, lo que resulta en unos costes globales de 5 billones de dólares (4,47 billones de euros).
  • La tercera parte de toda la pesca mundial es ilegal, no se declara o no está regulada.
  • Entre 100 y 300 millones de personas en las costas de todo el mundo están en peligro por la pérdida de los ecosistemas litorales.

 


Publicacion original: el capitalismo contra el planeta. 

Por: Santiago Sáez. 07 mayo 2019

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.